miércoles, 23 de marzo de 2016

Gakkoi cap 8

Los dos estábamos cayendo al vacío...Lo único que recuerdo bien era la voz de Ryu gritando mi nombre....

-TORIIIIIIIIIIIII -TORI-SEMPAIIII!!!!! Akashi-chi también estaba llamándome....Si no hubiese sido tan estupido a lo mejor nada de esto hubiese pasado..

-Kou hay que rescatar les -¡Agáchate aka-chin! -¿Eh? Antes de que Akashi-chi pudiese llegar hasta nosotros algo salió disparado de entre la espesura, algo filoso y brillante que por poco corta el cuello de Akashi-chi.

-Un....cuchillo....... Kou agáchate yo me ocupo de esto -como quieres que te deje a ti solo.
Kou agarró la mano de Akashi y lo agachó también. -No sabemos quien está por los alrededores, por eso es mejor que no nos levantemos mucho -Kou..... Akashi-chi estaba impresionado por la seguridad y la decisión de quien hasta ahora no había demostrado grandes capacidades físicas ni una voluntad como la que estaba mostrando ahora. 

-Tori!!! Tori y yo caíamos al vacío, pero por suerte lo que había debajo de nosotros era un riachuelo que bajaba montaña abajo hasta el interior del bosque, en lo más profundo.
-Tori agárrate a mí. La corriente era muy fuerte y mi brazo se empezaba a cansar, peor aunque tubiése que corriese el riesgo de romperse nada iba a conseguir que soltase a Tori.

-Aaaghh...... Torigghhhhggahh.... La corriente había empeorado y Tori y yo caíamos cascada abajo, lo único que pude hacer fué abrazar a Tori con todas mis fuerzas para que sufriese el menor daño posible.
-R...ryu............

Los dos caímos en un pequeño lago rodeado de arboles, lo único que había alrededor eran arboles y plantas, lo primero que hice fue sacar a Tori del agua y mirar si respiraba.

-.... -Si respira, menos mal, ahora tengo que buscar donde descansar, el cielo se está poniendo grisáceo y si no encuentro algo pronto nos vamos a mojar, Tori......
Tras horas de caminar encontré lo que parecía ser un templo sintoista. -¿Hola? ¿Hay alguien? por favor somos dos monjes cansados y necesitamos asilo.... ¡Mierda! Está abandonado.

Dejé a Tori en la sala de oración y me puse a buscar madera para hacer una hoguera, tras horas de buscar lo encontré unos troncos perfectos para quemar.
-Tori, ya volví de buscar leña -R....ryu.....cough cough aagh -Tori

Le quité su ropa mojada y le puse un kimono que había encontrado en una de las habitaciones de los monjes.

-Ryu... ahgg estoy destrozado... ¿Ryu? Me cubrí con el kimono que llevaba puesto y me puse a buscar a Ryu quien estaba también con un kimono algo viejo.
-Ryu, ¿que nos ha pasado? -He escuchado tus mensajes... -¿Eh? 

Ryu me enseñaba su móbil mientras miraba con melancolía la lluvia que caía desde la entrada del templo, la atmósfera parecía sacada de una película romántica los dos estábamos solos mojados y sin ropa en medio de la nada rodeados de árboles y con una ligera lluvia que relajaba la ya de por si Tensa situación.

-Ryu...yo... -Sssh....ya se lo que sientes...y se cuales son tus frustraciones, y quería decirte aunque luego te enfades conmigo por esto...que yo siento no haberme dado cuenta antes... -Ryu.... Tras esto Ryu me rodeó con sus robustos y cálidos brazos, nuestros cuerpos estaban tan cerca que podía sentir sus latidos , nuestros labios se empezaban a acercar mas y mas...hasta que...se juntaron en un cálido y gentil beso.

-Ryu... Tori..... -Te amo con todas mis fuerzas.... Nuestros labios se volvieron a  encontrar en un beso no tan inocente como el anetrior que se tornaba cada segunda que pasaba más apasionado y ardiente, ls dulces palabras de Tori me habían excitado en sobre manera...hacía mucho que había soñado con este momento.

Mientras Ryu y yo nos besábamos mis manos acariciaban su trabajada y curtida espalda  esa sensación era algo increíble sentir el tacto de nuestros cuerpos, el calor de l cuerpo de Ryu juntándose con el mío.

-Nh... Ryu ejeje... tantas ganas tenías? -Uh..ajaja.... si la verdad es que tenía muchas ganas de estar contigo así, lo siento... -no seas tonto. Tori había agarrado mi barbilla y me había besado para callar mis palabras, pero esta vez nuestros labios no fueron los únicos quie se juntaron, nuestras lenguas se entrelazaban en un apasionado beso.

-Tori, tu también estas muy contento eh? ejeje....... -Cállate tonto..

Los labios de Ryu recorrían mi torso besándolo hasta llegar a mi entre pierna.
-Ejeje... Ryu comenzó a lamer mi miembro con suavidad haciendo que me estremeciese con cada roce de su lengua. 
-Aahhh...R..rRyu... Ryu se lo metió en la boca y comenzó a succionarlo en un principio a lentamente y poco a poco comenzaba a aumentar el ritmo. -AAAahh Ryuu si sigues así...aahhh aaaahhh...

Un líquido blanco y cálido comenzó a llenar mi boca y a escurrirse por mis labios haciendo que Tori se ruborizase de vergüenza.

-I..IDIOTA! No te lo tragues -si viene de tí no puede ser malo -ah...serás estúpido...
Ryu sonreía despreocupado y se lamía la comisura de los labios haciendo que me avergonzase mas aun de lo ocurrido. Con un poco de vergüenza aun por lo ocurido abrí mis piernas y algo rojo le indique a Ryu que continuase.

-Estás seguro? Tori no tienes que presionarte tampoco -He dicho que sigas Ryu no te lo estoy pidiendo te lo estoy ordenando, tengo miedo.... un poco pero aún así quiero que sigas llevo mucho tiempo queriendo hacer esto, no me hagas repetirme... -ejej... eres muy lindo cuando te pones vergonzoso Tori.

Esta era nuestra primera vez y no seria la última, Tori estaba muy sonrojado e intentaba mantener sus piernas separadas, puse mis manos en sus caderas y roce con mi miembro su entrada  avisándole antes de entrar.

-¿Estas listo Tori? -Ah... si adelante Ryu -Allá voy.

El miembro de Ryu entró poco a  poco dentro de mí era una sensación al principio dolorosa pero cuando mi cuerpo se empezó a acostumbrar a su presencia el dolor se empezó a  transformar en placer.

-Ah...aaahhhh.. aahh Ryu... -Voy a empezar a moverme Tori.
Puse las piernas de Tori sobre mis hombros y empecé a empujar lentamente para no hacer daño a Tori quien gemía debajo de mí.

-GGghhh Tori... se siente muy caliente dentro de tí... ahhg. -Cállate ahhh.
Nuestros cuerpos se fundían en uno Tori y yo estábamos sincronizados nuestras agitadas respiraciones y nuestros latidos acelerados, seguían el mismo compás.

Mientras Ryu aumentaba el ritmo de las embestidas aumentaba el placer que ambos sentíamos era algo que hacía que mi cabeza diese vueltas, el placer me impedía pensar con razón, nuestros labios se encontraron una vez mas pero sus besos eran más ardientes que al principio.

-nnh aaah Ryu... yo casi.... -Yo también Torihhh... ahhhhh...Hagámoslo juntos... -Sí...

Ambos llegamos a nuestro límite y acabamos al mismo tiempo.
-Ahhh... Ryu... te quiero.... -Yo también te quiero...Tori...

Ambos caímos rendidos sobre el tatami a la luz de las velas.

1 comentario: